So Softly and Sweetly 

una exposición de Jeanine Brito 

21.10.22 - 12.11.22

SOBRE LA EXPOSICIÓN

¿Cuán apasionante, complejo y excepcional es tener la capacidad física de engendrar vida? ¿Qué implicaciones fundamentales e irreversibles entraña la maternidad en la experiencia vital de una mujer?¿Qué partes de una misma se pierden para siempre con el convulsivo y extraordinario acontecimiento vital que representa el paso a la maternidad? 

 

En su primera exposición individual, Jeanine Brito contruye un relato visual que recorre algunas de sus experiencias personales en el contexto del paso de la niñez a la edad adulta y a la eventual maternidad. 

 

La artista estructura la narración a la manera de un cuento de hadas, siguiendo una progresión cronológica que se inicia en sus recuerdos de infancia en las Montañas Rocosas de Canadá y rememora los miedos e inseguridades de la etapa adolescente para finalmente escenificarse como la hipotética madre que está en edad de ser. 

 

Las vegetaciones pomposas y los paisajes en calma de los exteriores funcionan como marco para teatralizar las diversas figuras alegóricas en las que se encarna su protagonista, personificada en una figura humana, un objeto, o un animal en función de la escena. Los textiles drapeados y las alfombras de motivos florales endulzan los ambientes, y las cortinas, que revelan o esconden fragmentos de la imagen, los tiñen de misterio. Abundan las frutas y flores, símbolos de vida y opulencia. Sin embargo, la impasibilidad de los rostros sugiere una melancolía imperante, contagiando la atmósfera de un malestar incipiente contradictorio con el clima idílico que reina en el conjunto de obras. 

 

De carácter autobiográfico, “So Softly and Sweetly” es también un homenaje a la figura de Paula Modersohn-Becker, pintora de finales del siglo XIX, reconocida de manera póstuma como una de las pioneras del movimiento expresionista en Alemania. En una de sus obras más conocidas, Modersohn-Becker se autorretrata embarazada años antes de estarlo. “Su resistencia a la domesticidad y a los confines de una vida convencional, al tiempo que convertía esta lucha en el tema de su obra, la forma en que jugaba con la idea del embarazo y la maternidad en su obra en los años anteriores a quedarse embarazada. Y luego, finalmente, su muerte como consecuencia del único parto que tuvo a los 31 años. Toda su historia me ha fascinado e inspirado desde que descubrí su figura”, explica Jeanine. 

 

Como en los cuentos de hadas, las pinturas de Jeanine Brito describen un mundo paralelo en el que la simbología enigmática y contenida confiere a los ambientes un surrealismo inquietante que aleja su obra del campo de lo estrictamente estético. Partiendo de sus propios recuerdos, miedos e incertidumbres, la artista aborda cuestiones colectivas como la ya citada maternidad, pero también el futuro climático, la conciliación familiar y profesional o el derecho a decidir. 

jeanine-brito_love-drunk.jpg

 

 

SOBRE JEANINE BRITO

Jeanine Brito, nacida en 1993 en Alemania, es una pintora que vive en Toronto, Canadá, donde se licenció en Comunicación de Moda por la Universidad de Ryerson en 2015.

En 2014 estudió en el Instituto de Moda de Ámsterdam, completando una especialización en revistas de moda independientes. Su educación en diseño impregna el uso del color y la composición en sus pinturas, donde explora temas como la memoria y el deseo a través del autorretrato y la naturaleza muerta.

 

Su obra se encuentra en colecciones privadas de Norteamérica y Europa, y su trabajo se ha reseñado en publicaciones como Elle US, Creative Review, CBC Arts, Elle Canada, Harper's Bazaar Italia y S/ Magazine.  

jb_credit-amy-mcneil.jpg